En la tradición judía, el divorcio es considerado como un trágico recurso, al que se apela únicamente después de haber agotado todos los caminos posibles para restablecer la armonía de una pareja.

Los procedimientos de un divorcio judío deben ser controlados por un Bet Din Rabaní,  un tribunal rabínico compuesto por tres rabinos expertos en las leyes de matrimonio y divorcio.

El divorcio civil no tiene validez para el Bet Din. Sin embargo, una vez obtenido un divorcio civil y alcanzado un acuerdo económico entre las partes, el Bet Din por sí mismo puede ya otorgar el guet (documento del divorcio según la ley judía), sin entrar a debatir nuevamente las causas del divorcio o los arreglos concertados. Según la ley judía, el deseo expresado por ambas partes de disolver el matrimonio constituye, en última instancia, una razón suficiente.

El guet contiene los nombres de los cónyuges, la fecha y el nombre de la ciudad en que se emite. No se mencionan en él ninguno de las causas del divorcio ni acusaciones de las partes. Sin embargo, el documento no puede ser un formato fijo o un formulario impreso. Cada documento en su totalidad debe ser escrito por un Sofer (escriba), específicamente para un hombre determinado, una mujer determinada y con el propósito específico de un divorcio determinado.

Es preferible que tanto el marido como la mujer estén presentes durante el procedimiento del divorcio. Si esto fuese imposible o no fuese deseable un encuentro entre los cónyuges, se nombra un mensajero que los represente.

El documento que certifica el guet, firmado por dos testigos que no estén relacionados con ninguna de las partes, es conservado por el Bet Din en un archivo permanente. Como testimonio de que el guet ha sido concertado, el marido y la mujer reciben certificados oficiales, confirmando así el derecho de contraer nuevamente matrimonio.

Después de otorgado el guet, una mujer no puede casarse durante un período de noventa y dos días, para evitar toda duda acerca de la paternidad de un futuro hijo, en caso de casarse de nuevo y concebir inmediatamente.