El Brit Milá, la circuncisión, es el primer acto que determina el vínculo de pertenencia de un varón al Pueblo Judío. A los ocho días de nacido, el Brit Milá deja en el niño judío una marca indeleble que sella su inscripción en el pueblo y en el devenir de su historia.

El precepto del Brit Milá es el precepto más antiguo conocido que continúa practicándose hasta el presente en todas las comunidades judías del mundo, generación tras generación.

Para los judíos la circuncisión constituye el sello del pacto entre D-s y Abraham: Brit = pacto; Milá = circuncisión – “Pacto de Circuncisión”:

«Y estableceré mi pacto entre tú y Yo, y tu descendencia después de ti en todas sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu D-s, y el de tu descendencia después de ti. … …Este es mi pacto, que guardaréis entre vosotros y Yo, y tu descendencia después de ti: Será circuncidado todo varón de entre vosotros. Circuncidaréis, pues, la carne de vuestro prepucio, y será por señal del pacto entre vosotros y Yo» (Génesis 17:7-11).

El Brit Milá consiste en una breve intervención quirúrgica por la cual se corta el prepucio. Una vez concluida la intervención, se realiza una breve ceremonia en la cual se bendice al niño y se le otorga el nombre hebreo que sus padres han elegido, pronunciando la siguiente bendición: «D-s nuestro y de nuestros padres, preserva la vida de este niño, para felicidad de su padre y de su madre, y que su nombre sea llamado en Israel… (Nombre elegido)»

La persona calificada para realizar el Brit Milá se conoce como mohel. Debe ser un judío observante, instruido para realizar la circuncisión con las técnicas quirúrgicas más avanzadas para este fin. En Cancún no contamos con un Mohel certificado por lo que nos apoyamos con mohalim que vienen de la Ciudad de México.

Un Brit Milá debe realizarse a los 8 días de haber nacido el niño, sin importar si es Shabat o día festivo. Únicamente puede posponerse si el niño está enfermo, es débil o prematuro, o si la opinión del médico indica que la circuncisión puede ser peligrosa.

El Brit Milá debe realizarse durante el día -antes del ocaso- y es deseable la presencia de un minyán – quórum de por lo menos diez varones adultos, incluidos el padre y el mohel- para su realización, sin ser ésta, de todas maneras, una condición imprescindible.